NOTA:

Quizás debido a que algunos posts tienen demasiados comentarios, éstos no terminan de cargarse. Si ven que a final de los comentarios hay un link que dice "Cargándose", pues hagan click en ese link. Si no lo hacen, pues ahí se queda. Cualquier problema, por favor notifíquenme. Gracias.

lunes, mayo 19, 2014

Vivir las enseñanzas

Robert Julian Onderdonk - Field of bluebonnets

Una persona dijo que para ella, la afirmación de "vivir las enseñanzas" era un mito, directamente.
Sigue mi respuesta a eso.

Mmm... para mí vivir la enseñanza, habiendo nacido con un "yo" y no como K, es tener un estado de observación sin centro, aunque sea a veces, aunque no sea permanente.

Lo que dijo K antes de morir: "estén atentos sin esfuerzo".

Pero por otra parte, también es el contacto con ciertos estados/energías que vienen de afuera y pueden estar minutos u horas.

Esos estados/energías exteriores, y la atención sin nadie detrás de la atención, para mí es vivir la enseñanza.

La indagación, estar en silencio, los diálogos, lecturas, etc tienen sentido si llevan a uno hasta ahí. No existiendo esa atención y la intervención de energías, todo eso y cualquier otra cosa carecen totalmente de sentido.

Ahora, todos hemos nacido con un "yo", no? Ok, eso implica que la atención y las energías no estarán en forma permanente con nosotros, por lo tanto, estamos condenados a meter la pata.

Para mí, vivir la enseñanza no es un mito, pero sí lo es pretender la perfección.

No estamos diseñados para la perfección tipo K, desde el momento en que tenemos ego.

Entonces hay que ser muy pacientes, porque nos esperan cientos de años de lectores de K con un "yo" que lo entenderán de mil maneras diferentes, actuarán a veces desde el delirio y otras desde estados trascendentes, y todas las combinaciones posibles de estas cosas.

Nadie puede ser perfecto. Por diseño no lo somos, y la mayoría de la gente que ha leído a K ha hecho lo que ha podido. Y al final, lo más difícil de ver es el propio error... entonces tiene sentido la amistad, los grupos de amigos en primer lugar, que pertenecen a un grupo de indagación en segundo lugar, para descubrir entre todos los errores de unos y otros.

Sólo las personas tremendamente interesadas en la enseñanza no son susceptibles de ofensa y se abren al cuestionamiento cuando alguien le señala algo sobre su propia confusión o punto ciego.

Se puede ayudar a las personas siempre que ellas quieran, y se puede hablar de otras, o de lo que están haciendo, si el motivo final es derribar barreras que se interponen en la difusión de las enseñanzas.

En un extremo se encuentran los intérpretes de la enseñanza tipo Eckhart Tolle, Feldman González, Osho, etc. (no vale la pena hablar de ellos y deben ser denunciados)

En el otro extremo están los amigos, los familiares... (estás obligado a decirles lo que ves en ellos)

... y en el medio estamos todos.

Esto es lo que entiendo por vivir las enseñanzas... sobre todo el "estar atentos sin esfuerzo" que es lo que al final abre todas las puertas.




Relacionado:

Estábamos hablando con Alejandra que los diálogos, tal como yo los entiendo, deben surgir de personas absolutamente tomadas por el impulso de salir del sufrimiento propio y general. Entendido esto como el sufrimiento del mundo, más allá de uno.

En las reuniones con Armando, se notaba muchísimo quién iba por curiosidad, por entretenimiento, o por estar acompañado, etc, y no por algo más trascendente. 

Armando filtraba cuidadosamente a esas personas, entonces proseguía con los que estaban quemándose. Es imposible mantener un diálogo trascendente desde una posición burguesa (término de K) en la cual lo que debería ser una charla quemante entre amigos se convierte en una reunión social. Y si le sumás a todo eso intereses por organizaciones, puestos, cargos, roles... es catástrofe asegurada.

En Rishi Valley nos contaron que las reuniones de indagación se suspendieron hace muchos años, por las peleas que ocasionaban.

Por eso, cuando veo gente reuniéndose con gran regularidad para "hablar de las enseñanzas", a lo largo de mucho tiempo, y sin esa urgencia de vida o muerte, me tapo los oídos para no escuchar la explosión.