NOTA:

Quizás debido a que algunos posts tienen demasiados comentarios, éstos no terminan de cargarse. Si ven que a final de los comentarios hay un link que dice "Cargándose", pues hagan click en ese link. Si no lo hacen, pues ahí se queda. Cualquier problema, por favor notifíquenme. Gracias.

miércoles, marzo 20, 2013

Un universo amenazante vs. un universo optimista


Altar Jain

Una religión sumamente "gentil", en palabras de una joven jain.

No comen ciertos vegetales en algunas épocas del año para no dañar
a los insectos que viven en sus raíces.


Cuando todavía estábamos bajo el shock de los (aparentemente) despreocupados, relajados, sonrientes y pacíficos indios, nos topamos de frente con otra onda, también desacostumbrada.

En medio del calor del sol y del tráfico vimos a mujeres completamente cubiertas de negro, acompañadas por hombres con cara de pocos amigos.

Esto se repetiría en varias ocasiones: al entrar en una zapatería de hombres con gorrito, la energía no era la misma que la de los negocios de al lado. Perdía luz, alegría... pero si tan sólo fuera eso!!!
La voz es más cortante, el estado es más vigilante... ok, ok, sabemos que han habido choques religiosos aquí, y que los musulmanes están a la defensiva, pero esas caras también las he visto en noticieros hechos en los propios países islámicos.

El contraste de las caras contraídas de los musulmanes, se agrava mucho más aún cuando al lado le ponés a dos indios de vaya a saber cuál de todas las sectas hindúes, budistas o jainas... es verdaderamente notable.

Pero no son sólo los musulmanes... el otro día vimos a un grupo de monjitas católicas cruzar alegremente el jardín botánico. Alegres y todo, en sus caras tampoco está esa profunda relajación presente incluso en el rostro del indio común más ocupado con sus cosas. No será tan grave como en el otro caso, pero lo concreto es que no son rostros "ingrávidos".

Esto me dejó reflexionando... ¿a qué se debe tamaña diferencia?

Encima, justo nos toca vivir en una casa jain (se pronuncia yéin)
¿Casa jain? ¿Y eso?

La abuela de la casa, una devota mujer, tiene su altar cerrado y va diariamente al templo. Su rostro no tiene nada de la contracción de la que estamos hablando. Y los jóvenes jain? Wow, esa sí que es una diferencia... amables-generosos-afectivos-relajados-trabajadores, se pasan la vida sonriendo o riendo.
Por supuesto, necesitaría conocer más familias jain para determinar si no es una ilusión óptica, pero son tan abiertos que incluso... no obligan a sus hijos a seguir con su propia religión!!!

El jainismo está más cerca del budismo que del hinduismo, pero alguna gente considera que es un mix de ambos.

¿Cuál es la diferencia esencial entre estos dos grupos de religiones?
Me refiero al grupo "bíblico" y al grupo "indio".

Para mí, la diferencia está en el infierno.
El concepto de que existe un infierno de incontables millones de años de tortura continua por unos cuantos errores cometidos en una breve vida de 50, 70 u 90 años, es la clave.

Asimismo, el dios que construyó tal infierno para sus "amados" hijos es otro problema: se trata de alguien caprichoso, violento, ciclotímico, que cambia las leyes a su antojo, que hace nacer a unos como bienaventurados de nacimiento y a otros como desgraciados de nacimiento, incapaz de perdonar ciertas cosas que son por su propia "culpa", como la homosexualidad o la psicopatía (les recuerdo a los lectores de que en ambos casos se nace así)

Entonces el universo en que viven bíblicos e indios es radicalmente diferente: uno vive amenazado en un cosmos esencialmente maligno, mientras el otro vive esta vida solo como una más de una larga serie, rumbo a un destino maravilloso de iluminación eterna.

Es que incluso la descripción de ambos paraísos es diferente: en el paraíso bíblico uno vive tal como es adorando al mismo dios, acompañado por ángeles, otros amigos y parientes por el resto de la eternidad - en el caso católico - o sino, acompañado por las mismas 72 vírgenes, vino, joyas y algunos jovencitos para experimentar con la bisexualidad - en el caso islámico.

Me pregunto si luego de, digamos, 500 millones de años de estar con las mismas 72 mujeres uno ya no estará algo cansado de ellas... porque uno sigue siempre igual a sí mismo en esas religiones: la evolución espiritual de humano a dioses cósmicos no existe en la visión bíblica, pero es  la promesa definitiva de las religiones indias.

La India tiene religiones optimistas: estoy en medio de unos 1000 millones de personas que piensan que en algún futuro ellos serán dioses solares, vagando entre estrellas en estados espirituales indescriptibles, y a veces me cruzo con personas miedosas de no caer por el mismo lapso de tiempo en un pozo de fuego en cuya entrada hay un cartel que dice: "Oh tu que entras, abandona toda esperanza".

Esta diferencia en la formación de la gente no es menor. Comentando con un amigo jain acerca de lo que iba a escribir hoy en el blog, me dijo: "tengo amigos musulmanes; son muy amables, de hablar bajo y de toque suave" (soft touch, que gran definición!) "... son gente muy agradable a nivel personal, pero cuando hay problemas religiosos, casi siempre son ellos; todas las demás religiones de la India (incluyendo cristianos, etc) se llevan bien entre sí, pero los musulmanes siempre causan problemas"
Creo que la diferencia entre cristianos y musulmanes es la existencia del amor como valor importante en el cristianismo (aunque la respetaron bastante poco). Recordemos que esa palabrita está ausente en el Corán.

Aunque todo esto suceda sólo a nivel de pensamiento, imaginen la diferencia de criar a un hijo dándole una u otra versión del universo, y tendrán una explicación a lo que estamos hablando.

Imaginen decir a sus hijos una u otra versión (y luego miren con cuál de las versiones salen más felices):

Versión 1:
Corazoncito, antes de salir a jugar con tus amiguitos, te debo revelar algo importante: el Dios que nos creó nos pide que respetemos ciertas reglas. Estas son las reglas. Si las respetas, puedes ir al Paraíso. Si no las respetas, puedes pasar el resto de la existencia del cosmos en medio de un fuego donde habrán demonios que te pegarán con hierros candentes y te harán toda clase de maldades.
Ahora, anda a jugar tranquilito.


Versión 2:
Corazoncito, antes de salir a jugar con tus amiguitos, te debo revelar algo importante: tú y ellos son dioses en potencia. Lo serán en un futuro lejano. Así como estás evolucionando de bebé a niño, seguirás luego a adulto, y luego volverás a esta tierra con más sabiduría, y eventualmente, hagas lo que hagas, serás un Dios, por ejemplo, el Dios de las Lluvias, o el Dios de la Compasión y te ocuparás de los animales y plantas, que también están destinados a ser Dioses Cósmicos.
Ahora, anda a jugar tranquilito.




martes, marzo 19, 2013

Alargamiento de la visita a la India

Uno de los banianos "pequeñitos" de Valley School...
posiblemente el que vio Krishnamurti cuando revisaba el terreno,
y que al verlo, dijo: "It's all right" - y aceptó la donación para la escuela.
El de la foto será candidato presidencial de la India, en unos cuantos años.


A pesar de sus problemas, la India sigue ejerciendo sobre mí un atractivo profundo.

Me gusta el clima, la gente, la comida, el arte, los perfumes, los árboles, las costumbres (y hay de todo en cada caso!!!!)

La diversidad en la India es tanta, que lo que se extraña es la monotonía... tanto en ciudades como en su naturaleza espléndida, uno tiene la impresión de que el indio está acostumbrado a CUALQUIER cosa que se pueda presentar.

Por ejemplo, fuimos de picnic a un jardín botánico. El jardín en cuestión terminó siendo un muestrario de árboles de 40 mts de alto y troncos descomunales... y los indios tranquilitos sentados allí, como si nada.

Al anochecer, murciélagos grandes como gaviotas complementaron el show.

Uno no para de tener sorpresas aquí, en ningún nivel.

Creo que pediré una prórroga a mi visa, para luego pedir una visa más extendida con vistas a la radicación definitiva a fin de lograr una posterior nacionalización y posible futura candidatura presidencial en el futuro.

La revolución de una escuelita silenciosa

Es interesante observar el hecho de los temperamentos. Aquí en Shibumi vinimos con un cubanito que es pura potencia física. En un par de días ya está construyendo una casa de bambú al tope de un árbol de mango.
Otra persona del grupo, cantante y emocional, como corresponde, ya estuvo enseñando español a través de la música.
Otro, más intelectual, hablando con los directores sobre la naturaleza de la escuela, etc.

Los 3 temperamentos básicos se notan desde muy temprano, y ese predominio seguirá toda la vida.
Los recién llegados no somos más que esos mismos niños, crecidos. Y seguimos haciendo lo que ya hacíamos en la escuela: en un grupo, tendemos a desogarnizar, organizar o llevar las energías a un plano más sutil (mutar)

En esta escuela (Shibumi) los fundadores aprendieron de sus experiencias anteriores, grosso modo, vieron como su proyecto de mutación de las energías derivaba luego hacia el caos o el orden. Como en el resto de los casos que me ha tocado ver, simplemente las escuelas o proyectos educativos similares, como comunidades, simplemente se disgregaron, por admitir demasiadas personas caotizantes. En medio, sobrevivieron malamente, ya sin espíritu, unos cuantos años más, pero cuando la energía caótica predominó por completo... adiós. 
En el caso de los proyectos que derivaron hacia el orden, la escuela ganó prestigio, y lo puramente académico terminó matando al espíritu original. Y hablo solamente de escuelas porque no me ha tocado ver comunidades que hayan derivado al estado de orden. Todas las comunidades pasaron directamente desde un propósito de mutación, quizás conseguido en las primeras etapas por un tiempo, a la admisión de personas caotizantes con la esperanza de mutarlas. Y luego admitieron a otra persona caotizante. Y a otra, y a otra... y como el caos llama al caos... finalmente púmbate.



En oposición a las así llamadas "revoluciones" de izquierda y de derecha, caracterizadas por sus gritos desaforados ante los micrófonos en las manifestaciones, la verdadera revolución puede 
partir - y lo está haciendo - desde una maestra de hablar suave y maternal

Habiendo experimentado esto en carne propia, aunque sin definirlo con las mismas palabras que yo, en Shibumi llegaron a la conclusión de que el elemento caotizante puede ingresar a la escuela incluso desde la casa de los padres del alumno. 
Entonces comenzaron un riguroso sistema de admisión de los alumnos: una larga serie de entrevistas con el grupo familiar, siendo que los padres deben demostrar un claro interés por las enseñanzas de K, y el niño, además, tener ciertas cualidades.

Esto, que parecería ser demasiado duro, sin embargo está dando resultados milagrosos que luego mostraremos por video. 

En todo grupo es interesante observar la "pelicula muda", es decir, sacando todas las palabras del medio. 
¿Qué hace un individuo con las energías grupales?
Existen sólo esas 3 posibilidades: desorden, orden, mutación. Los medios por los cuales se vale un individuo para cambiar las energías de un grupo importan muy poco, y suelen ser la pantalla, el engaño en el cual caen otros. El resultado final es lo que importa.

Un ejemplo: Hitler (siempre lo nombro, porque es el ejemplo perfecto)

Sus proposiciones engañaron a un país que dista de ser considerado ignorante, porque hablaba en nombre de la ciencia de esa época, de las leyes de evolución, selección genética, etc etc.
Millones cayeron en esas palabras engañosas, encontrándolas juiciosas, profundas, verdaderas, y dieron su vida por ellas.
Ahora, si miráramos la película muda de Hitler, lo que veríamos es a un tipo que llega a un grupo (Alemania) la ordena brevemente, y luego termina en un desastre descomunal.
Es en el "producto final" donde uno ve la verdadera energía que predominaba en alguien. Durante el apogeo nazi, nadie diría que su energía era caótica, ya que todo lo que uno veía era la adoración del "nuevo orden", las palabras basadas en la ciencia de entonces... y sin embargo...

El estado de mutación proviene de un ordenamiento previo. Esto es lo que estamos viendo en Shibumi. El estricto proceso de selección hace que no haya ni un solo niño que desentone, que rompa el clima de silencio, respeto y alegría relajada que reina hasta en los baños de este lugar.

Claro que no se puede tener una idea clara hasta no estar aquí, pero trataremos, a través de los videos, de acercarles más esta realidad que es revolucionaria, según entiendo. 

Es irónico pensar que un cambio mundial pueda irradiarse desde los silencios de una escuelita perdida en el Sur de la India, pero esto es lo que se siente aquí.
En oposición a las así llamadas "revoluciones" de izquierda y de derecha, caracterizadas por sus gritos desaforados ante los micrófonos en las manifestaciones, la verdadera revolución puede partir - y lo está haciendo - desde una maestra de hablar suave y maternal.

En este lugar, la naturaleza no es magnífica como en Valley School, ni las presencias energéticas son tan imponentes, etc. 
Aquí lo extraordinario va por el lado de la determinación de estar atentos al propósito original: la mutación.


sábado, marzo 16, 2013

Una casita feliz


No recuerdo haber visto algo tan cálido como la vivienda de esta pareja de maestros que habitan en el Valley School. 

Nos invitaron a ver su jardín, pero en verdad, el espectáculo eran ellos mismos, y su casa.

Indios a más no poder, sin embargo el jardín podria haber sido cualquiera de Paraguay... sobre todo en la zona donde nací, Villarrica, por su suelo rojo, sus mangos, la desaforada fertilidad y alegría de esa tierra.

Se notaba que las plantas eran muy cuidadas, atendidas con esmero, y sin embargo, no tenían el aspecto frío de los jardines japoneses... más bien parecía un pedazo de jungla salvaje que se había dignado a llegar hasta una casa de humanos, y que hacía cruzar por su patio a elefantes, ciervos, panteras, y desde luego los maravillosos monos.

Luego de recorrer ese jardín encantado, entramos a la casa, casi tapada por enredaderas y demás.

Lo primero que llama la atención en las casas de la India es su relativo vacío, comparado con las casas occidentales. Su gusto por las alfombras, su colorido, sus objetos de materiales vegetales desconocidos, el perfume de las enredaderas entrando desde las paredes y desde el bosque, mezclándose con los olores de los inciensos que provenían de... sus altarcitos.

Casi cada pared tenía un altarcito folklórico (y eso que estamos en un Centro Krishnamurti!!!) en repisas de unos 30-40 cm de largo, y 10 de ancho.
Aquí una estatuita del Buddha con flores y una velita, allá una imagen de Krishna tocando la flauta, con más velitas y flores. En el jardín había uno de Ganesh, en la cocina había cuadros de imágenes del Maha Bharata, etc.

La combinación de todo eso causaba luz. Era una casita feliz. Todo perfecto, bello, simple, inocente.

Hablando de inocencia, la dueña de casa nos comenta, en un momento:

- Mi marido filmó elefantes pasando por el patio, en su migración anual.

- Oh!!!!

- Vengan, vengan, les mostraré el video...

Nos mudamos de pieza, nos sentamos, y puso la computadora, y todos esperábamos ver la increíble aventura del marido filmando la gran columna de elefantes a riesgo de su vida... y lo que puso fueron dos segundos de video de dos elefantes adultos y uno chiquito cruzando un sendero, a 100 metros de distancia.

Dos segundos de video... jajajajaja... no podíamos parar de reír.

En este mundo, encontrar casitas felices no es ninguna boludez.

Esto es la verdadera revolución:
humanos felices, que viven en armonía con todos los demás seres.

Experiencia extrema: tomar taxi en Bangalore


La siguiente anécdota de la India requerirá algo de ejercicio de la imaginación.

Cuando llegamos al aeropuerto de Bangalore fuimos asaltados por una pequeña turba de taxistas. Habiendo sido alertados hasta el hartazgo de las pillerías que éstos cometen con los crédulos occidentales, fuimos hasta la compañía que nos indicaron unos amigos, y ahí comenzó otra batalla: la de los precios, en medio de una creciente multitud de curiosos.
Nosotros pedíamos una garantía de que nos cobrarían un máximo de 1200 rupias por cada uno de los dos taxis que ibamos tomar, a lo que el jefe de los taxistas se negaba sospechosamente. Cuando vieron que comenzábamos a mirar a otras empresas, finalmente cedió, pero nosotros estábamos muy determinados y no nos dimos por satisfechos hasta que él firmó su promesa de no cobrar por sobre esa suma en un papelito de ésos que uno recoge del suelo.

Hecho esto, COMENZO la verdadera aventura.

Cuando subimos al auto, sentimos una suave música de mantras que desentonaba por completo con el conductor, que parecía haber nacido dentro de un barril de anfetaminas y había sido uno de los que más nos peleó el precio. El tipo nos preguntó si nos molestaba la música en un inglés de primaria.

- No, por supuesto!!! Si quiere, puede subir el volumen - respondimos.

Entonces él sonrió, cambió la estación a una radio con música indo-pop-rock-punk-metal-electroshock... y aumentó el volumen hasta que las sacudidas del ritmo competían con las de los innumerables y demoníacos baches de Bangalore.
Sacudidos por fuera y por dentro, el tipo ni siquiera bajó el volumen cuando recibió la primera de las 8 (OCHO) largas llamadas que recibió por su móvil, haciendo gala de su extrema habilidad para sortear - en medio de bocinazos - a velocidad a peatones que cruzaban por cualquier lado, rickshaws como plaga de escarabajos, autos a contramano, bicicletas por la vereda, motos estacionadas, y encima esquivaba a bastantes de los susodichos baches - solo para caer en otros - y solamente frenaba ante a las vacas indiferentes a su destino y al de los demás, paradas como tontas en medio de aquel tráfico mortal, como si estuvieran pastando en medio de las verdes praderas de la Patagonia.

A una de mis compañeras se le ocurrió entonces preguntar si sabía bien adónde íbamos.

- Al ashram de Ravi Shankar - respondió, y estalló el escándalo.

- No!!! No!!! No vamos al ashram de Ravi Shankar!!! Vamos a la Fundación Krishnamurti!!!

Mi amiga sacó un papel con las directivas para llegar al sitio, y le recitó en la oreja, lentamente:

- Cruzar Bangalore y salir por la ruta hasta el km 17, doblar donde está el letrero AAA, tomar curva hacia BBB, luego el desvío hacia CCC hasta el fin del camino indicado por el cartel de DDD.
¿Puede repetirme Ud. esto?

- Sí: Cruzar Bangalore y salir por la ruta hasta el km 17, doblar donde está el letrero AAA, tomar curva hacia BBB, luego el desvío hacia CCC hasta el fin del camino indicado por el cartel de DDD...

- WOW!!!!! - quedamos todos sorprendidos. Con una sola repetición, se había memorizado todo perfectamente. Nos invadía ya una corriente de confianza y simpatía hacia el conductor, cuando el tipo termina su recitado con un...

- ... hasta el Ashram de Ravi Shankar.

- NOOOO!!! NOOOO!!! NO VAMOS AL ASHRAM DE RAVI SHANKAR!!! (etc etc etc. La escena se repitió 4 veces, y sólo dejamos de joderlo cuando terminó la secuencia del recitado sin nombrar al dichoso "ashram de Ravi Shankar")

Esta calma duró hasta que entramos al último desvío, anunciado por un enorme cartel de "Ravi Shankar ashram", con lo que nuestra paranoia volvió a hervir la temperatura dentro del taxi y volvimos al ataque contra del taxista.

Pero el asunto es que el pobre tenía razón: el Centro de Estudios de Krishnamurti queda AL LADO del ashram del Ladri Shankar, y vista la fama actual que tenía este gurú, se hacía referencia a nuestro destino indicándose así. Una vez ante en nuestro destino, desagraviamos al nuestro nuevo héroe con una propina que aceptó sonriendo. Debe estar acostumbrado a los occidentales locos.

Se estarán preguntando cuál es el ejercicio de imaginación para ustedes... bueno, se trata de lo siguiente:

Imaginen lo que conté: la pelea con el taxista, las llamadas al móvil, el rumbo alocado del taxi, la música, los bocinazos... todo al mismo tiempo.

jueves, marzo 14, 2013

El shock de la India y el Papa argentino

Solo espero que la elección del papa argentino no convenza a los latinoamericanos de que "estamos bien" espiritualmente.

Una clase bajo los arboles en Valley School

Siempre creí que los brasileños eran "lo mas" por su alegría... hasta que vine aquí. En la India vi ya varias escuelas, una desde adentro, conviviendo con niños y maestros, y nadie de nosotros (europeos y americanos) puede creer en lo que ve: alumnos felices, que hablan bajo, respetuosos, atentos, SIN AGITACIÓN, SIN VIOLENCIA NI REPRESIÓN alguna. Entonces me di cuenta que los brasileños tienen euforia, no esta paz alegre y relajada de los indios.

Todos los días desayuno y almuerzo con alumnos y maestros. Ya estamos llegando a los 10 días
Numero de gritos escuchados durante las comidas: 0
Numero de inconductas de cualquier tipo: 0
Porcentaje de niños sonriendo y hablando suavemente: 99% (para no exagerar)
Ídem maestros: 90% (vi un par con caras algo serias o que sonreían menos)
Numero de quilombos, exabruptos, bromas pesadas, empujones, cargadas, maltrato a animales: 0

La lista sigue...

Recién le dije a una pareja de maestros que viven aquí: "la sorpresa mayor es que ustedes son un pueblo feliz" Respuesta sonriente: "si" (y pasan a otro tema, nos tienen lastima o algo parecido, si bien les gusta mucho nuestros adelantos tecnológicos)

Por supuesto que hay crímenes en este país, corrupción, pobreza, etc. Pero POR ESO MISMO lo que cuento es un shock. Serian así de felices y pacíficos aunque un tsunami los barriera del mapa mañana. 

Es algo que emana esta tierra, seguramente también su alimentación, sus creencias, su genética... es un mix.

Un mix shockeante para nosotros, acostumbrados a algo que desde aquí se ve como un estado de guerra civil suave, en las calles y ni que hablar en las escuelas, pobres maestras.

En una conferencia de K que vimos hace dos días, el dijo:

"los niños son las personas mas importantes del mundo, y los maestros las personas mas importantes de la sociedad"

Tenemos mucho que aprender de esta tierra y sus habitantes, todavía. Por algo va derechito a ser otra superpotencia. Lógico, si la gente que vive aquí es feliz, y son 1.200.000.000... no podes esperar otra cosa. Van a solucionar sus problemas con tranquilidad, como ya lo están haciendo.

NO he visto NADA de esta paz alegre en los países católicos JAMAS. Ni en Europa ni en América. Que me disculpen los amigos y parientes de esa religión.  Y creo que eso también juega un papel en este shock que nos estamos llevando.


Árbol baniano de Valley School.
Íntimamente, cuando nadie los ve,
algunos trabajadores de la escuela, y quizás maestros y alumnos,
llevan pequeñas velas y flores al árbol, 
pintan con signos sagrados su corteza, y le cantan mantras.
Y no hay NINGÚN corazoncito de "tu y yo" tallado con cortaplumas,
ni tampoco el nombre de NINGÚN club de fútbol.
Esa es toda la diferencia.

lunes, marzo 04, 2013

España desteñida


Estuve por última vez en España hace exactamente 10 años, en el 2003.

Entrando a Barcelona, tuve la sensación de que algo indefinible había cambiado, pero no podía precisar qué era... tardé un rato en descubrirlo, y eran... los colores.


Comparado al 2003, los edificios del 2013 estaban descoloridos, los carteles públicos habían sido lavados por el sol y la lluvia, algunos estaban oxidados, las columnas, las calles, los monumentos... todo tenía una apariencia más gris.
En los años dorados de la entrada de España al euro, todo lucía nuevo, animado, colorido. Los frentes habían sido remozados, los letreros tenían tonos primaverales, y las calles estaban pulidas... todo brillaba por nuevo y de optimismo.

Y es que, tal como ocurre con la salud y la enfermedad, las primeras señales suelen ser los colores... España palidece en su crisis. Esas veredas algo sucias nos dicen mucho más que “descuido”, los carteles agrisados por el sol mucho más que “abandono”, y los edificios lavados, mucho más que tristeza.

La gente también está menos animada. Se siente otro espíritu en las calles, una sombra de preocupación que es fácilmente identificable por un argentino, por ejemplo, un campeón de las crisis perpetuas.

Y más allá de esto, España misma es un síntoma de la enfermedad mundial de la nueva desocupación, esa que tiene como ingredientes ocultos la suma de la tecnología y la superpoblación.

Se nos viene un gran problema: una masa creciente de personas que “sobran” en la sociedad “productiva”, simplemente porque ahora, con los medios tecnológicos existentes, un solo profesional altamente calificado y una máquina especializada puede suplantar el trabajo de 2, 20 o más personas. Y eso cuando este técnico no es suplantado por un robot.
Los gobiernos enfrentan el reto de crear empleos donde es realmente imposible, y así comienzan los revuelos sociales, que pueden luego tomar cauces diferentes como la lucha de clases, racismo o nacionalismo.

Mirando de nuevo Barcelona, uno nota algo nuevo, esta vez sí colorido, en comparación con hace 10 años: banderas.

Un edificio de Barcelona en un día cualquiera, donde se pueden ver las 3 banderas: la catalana tradicional, otra con una estrella blanca y otra con una estrella roja (estas últimas son las "esteladas"). Las 3 indican vertientes diferentes del nacionalismo catalán, aunque la "sin estrella" puede no ser independentista.

La bandera catalana, en 3 versiones diferentes, cuelga de los edificios, indicando la intención de separarse de “su mal”: España. Pero esto no era así en los tiempos dorados de hace 10 años, es algo reciente, si bien siempre existió el nacionalismo catalán, se ha agudizado con la crisis.

Quizás sea momento de sincerar las cosas. España está pálida, enferma, pero no es la única. Hay muchos países que transitan el camino de España. Una creciente población de “inubicables”, que son víctimas de ideologías que echan la culpa de su situación  a otros, cuando la verdad transita por otro lado.

La tendencia mundial es hacia la integración. Los catalanes, aunque la razón los asista en muchos casos, enfrentan un duro desafío de mantener una identidad basada en lo linguistico entre los “monstruos” francés y español, sin contar el inglés que les llega por todas partes.

Como en todas las cosas, es bueno mirar las cosas tal como son:

  • este sistema deja a una creciente “población sobrante” sin respuestas
  • la tendencia es hacia la unidad mundial linguistica, racial, política, económica.

Si miramos este movimiento tal como es, quizás surjan nuevas respuestas creativas a esta gran crisis global.