NOTA:

Quizás debido a que algunos posts tienen demasiados comentarios, éstos no terminan de cargarse. Si ven que a final de los comentarios hay un link que dice "Cargándose", pues hagan click en ese link. Si no lo hacen, pues ahí se queda. Cualquier problema, por favor notifíquenme. Gracias.

viernes, enero 28, 2011

La Muerte como requerimiento de la Vida



Una de las imágenes más bellas de la vida... ¿cómo es posible pensar que podemos tener paz mientras permitamos que ellos sean asesinados sin necesidad? No sólo nos perseguirá la falta de paz, sino también la falta de salud, tanto física como mental. Y actualmente, los japoneses y daneses son los que nos cargan a todos con semejante karma con sus matanzas de ballenas y delfines...

Pregunta y respuesta que creo que vale la pena que tengan su propia nota... 
Mariano preguntó, en la nota: http://galaxio.blogspot.com/2006/10/de-arboles-vacas-y-armando.html lo siguiente:




Galaxio… Quería conocer tu opinión sobre algunas dudas que tengo sobre el “ser vegetariano”. Porque tal como sabes la planta es un ser vivo, como lo es un hombre o un animal y también siente como todo ser vivo. Lo que veo es que algunas argumentaciones de los vegetarianos caen en contradicciones porque por ejemplo “estoy en contra del maltrato animal porqué el animal también siente y sufre”. Cuando comen vegetales que compran en la verdulería, están comiendo alimento que es resultado de la explotación a un ser vivo tal como es explotada una vaca. O no solo eso sino que el manzanero que plantaste en el fondo de tu casa también es explotado ya que se corta el proceso natural y se lo hace sufrir, ya que cuando se saca la manzana le sale esa especie de sangre blanca (o no sé si es la sabia). Lo que sí puedo ver es que un vegetariano es más sensible. Aunque (no sé si ya me estoy contestando), creo que la forma más moral, (no sé si decir natural, porque quien sabe que es lo natural) o en realidad más verdadera cuando uno se pudo separar del ego seria descubrir nuestras verdaderas necesidades y tratar de inferir lo mínimo en la naturaleza. Aunque al fin y al cabo terminamos explotando a algún ser vivo inevitablemente. Entonces es necesario hacerlo para la supervivencia, ahora, ya que a alguien debemos explotar, ¿Quién dice que se merece ser menos explotada una vaca que un árbol o una planta?

Otro tema que quería preguntarte ya que vi lo que escribiste en contra de victor no se qué, el que supuestamente no come ni bebe… ¿Crees que es posible vivir sin comer ni beber y que el organismo se autoalimenta solo? Pero, si como sabemos, la naturaleza tiene un orden, si el universo tiene un orden y las cosas se dan por alguna causa… poseemos todo el organismo porque de otra manera nos es imposible vivir. Y pensándolo de otra manera, como si fuera algo que se va perfeccionando, como dijo Darwin, descubrimos el fuego y van desapareciendo los colmillos muy progresivamente tal como va desapareciendo el cabello, son todos cambios muy lentos, creo que no puede surgir un humano que por fuerza propia (encima que por fuerza del pensamiento, que ya sabemos dentro suyo hay poca verdad) se despegue de la necesidad de comer (que esta supremamente arraigada en todo ser humano). O esto me hace pensar a que nos dirigimos a un perfeccionamiento de la mente (tal como se observa en los dibujitos donde los extraterrestres hacen todo con la mente) y todo es parte de un proceso inevitable del ser humano ya que es de su propia naturaleza descubrir, preguntar y dudar de lo que le rodea y de su propia naturaleza haciendo que posea pocos limites en cuanto al entendimiento de todo.

Che, gracias por todo, en cuanto a lo anterior (si no te acordes no importa, punto final), no importa y creo que no necesito ninguna opinión, cada día entiendo más al viejo.

Mariano, en primer lugar, ¿dejé sin contestarte algo? Cuando los mensajes y posts se amontonan suelo tener problemas con el sistema de notificación de Blogspot.
Decime cuál fue el mensaje anterior.

Bueno, con respecto a las plantas... hay tres puntos fundamentales que entender aquí:
  1. No todos los seres tienen igual sensibilidad. Un animal tiene más sensibilidad que una planta, un hongo o una piedra (sí, las piedras tendrían sensibilidad). Un huevo no tiene la misma sensibilidad que una gallina. Y así sucesivamente. El feto humano carece de nervios hasta varias semanas luego de su gestación. Mientras no hay neuronas, no hay dolor ni conciencia tal como la conocemos, etc. Es simplemente un conjunto de células. Las plantas tienen una grandísima sensibilidad pero de otro tipo, que apenas podemos comprender. Por decirte así, cortar una lechuga no es matar una lechuga, así como sacar una hoja de un árbol no es matar el árbol. Las plantas tienen más una mente global que “personal”. Una lechuga arrancada de la huerta no hace más mal a esa gran “Mente Lechuga” que una hojita de laurel sacada de su árbol. Los seres sin “yo” tienen su mente radicada en otra parte. Nosotros, presos de esa ilusión, transferimos el “yo” a todo lo demás, pero no es tan así. ¿Dónde termina la Mente Arbol y comienza la Mente Hoja de ese árbol? Son cosas que el pensamiento no puede entender, pero sí otros niveles del ser.
  2. Para vivir, hay que matar. Matar es parte de nuestro diseño. Tiene mala fama, pero si no matáramos, la vida misma de la Tierra estaría en peligro. Todo ser vivo mata, sea directa o indirectamente. Incluso hasta la más inofensiva planta ocupa un espacio impidiendo que otros seres la ocupen... lo cual no será matar, pero al menos evita que otra vida crezca en su lugar. Por el solo hecho de existir, matamos. Matamos parásitos dentro y fuera nuestro, y a nivel celular la guerra biológica es interminable. Es imposible vivir sin matar, es un romanticismo. Un vegano estricto que no usa cuero puede subir a un autobús, y con el boleto nomás ya pagó la muerte de montones de seres que murieron por la extracción de petróleo o minerales para hacer los motores del bus, etc. En cada segundo, son incontables los dientes de un ser clavados en otro en todo el mundo, a través de todas las especies.
  3. Hay una “categorización” de la vida, que involucra aspectos espirituales. Un parásito intestinal no tiene la misma categoría que una persona, y una persona común no tiene la misma categoría que otra iluminada. El Buddha dijo una vez que no había karma mayor que matar a un Arhat, y parece que es así nomás, luego de haber visto lo que pasó con el pueblo judío y su macanita de ejecutar a un Buddha como Cristo, lo que los llevó apenas 70 años después a 2000 años de martirio, progroms y desastres por todo el mundo, coronados con el Holocausto en vida del siguiente Avatar, quien aparentemente reconcilió la mente judía con el Misterio, como en el origen de este pueblo, de la mano de David Bohm, Armando Clavier y otros... y estoy seguro también que esta explicación es insuficiente, no tan lineal como “hiciste esto, tomá esto”; seguro que hay mucho más, pero valga para ilustrar este punto. Que no es lo mismo ejecutar un solo Buddha que a 100.000 personas comunes, parece estar claro. Nos gusta pensar que somos tan importantes, tan especiales... pero cuando vemos estos movimientos históricos que nos arrastran como hojitas al viento, con aparente indiferencia por nuestras vidas, pagando por “el karma de otros”, etc... ahí podemos comenzar a sospechar cuán insoportablemente insignificantes somos ante las misteriosas fuerzas que rigen secretamente al mundo. Ahí podemos ver, también, cómo para esas fuerzas la muerte es apenas un evento más.

Así que debemos elegir siempre matar lo que menos sensibilidad tenga, en todos los sentidos. Si no lo hacemos, ponemos en peligro a otro animal con mucha sensibilidad: nosotros mismos (bue... que todos los humanos sean “sensibles” es sólo una expresión de deseos...)
Incluso matar a seres humanos puede llegar a ser necesario. ¿Es horrible lo que estoy diciendo? Y sí, pero no conozco a nadie, ni un solo pacifista extremo, que si su bebé estuviera en peligro de ser muerto por un loco con un cuchillo, y que esté mirando la escena armado con una pistola, no dispararía.
En ese caso, no matar al loco hasta puede ser penado por la ley, y ciertamente, carecerá de toda carga moral si lo mata, pero tendrá toda la carga moral si deja que el loco mate al bebé.

Esa historia de Victor Truviano tiene algo que ver con esto. Actualmente ese chico está en estado de delirante y/o estafador (esperemos que se cure pronto) pero de cualquier manera es probable que antes de quedar así haya pasado por una versión del veganismo que trata de no matar en absoluto, llegando primero al frugivorismo (las frutas sufrirían un dolor diferente a las hojas, raíces y tallos...) y luego a esa peligrosa noción de “vivir de prana”.
Y digo peligroso porque hay muertos en esa historia. Es un gancho para los anoréxicos y enfermos desesperados.

Del ser humano del futuro, así como de los visitantes ET que tenemos desde tiempos inmemoriales, sólo podemos saber una cosa: serán y son inimaginables.
En qué momento dejaremos de comer para pasar a alguna otra clase de obtención de energía, no lo sabemos. Sí sabemos que por ahora la vida nos pide tratar a la Naturaleza y sus seres con extremo amor y cuidado, y eso incluye poder tener tu granja, con aves, abejas, etc.
K llegó hasta el punto de justificar a los esquimales, diciendo que no tienen otra cosa que comer en esas latitudes, lo que a mí, personalmente, me abrió los ojos enormemente. Pero es así. Podemos justificar la necesidad, mas no la crueldad.

Mientras la Naturaleza sufra innecesariamente por nuestra causa, hasta en lo más mínimo, no podremos ser felices, es así de corta. Todo lo que podemos hacer por la Naturaleza es percibirla y establecer una comunicación profunda con ella, y esa comunicación incluye el poder comer amorosamente de su mano. Y adelantar la ciencia lo más rápidamente posible, a fin de que nuestro sustento dependa cada vez menos del sacrificio de la vida natural. Personalmente, pienso en el fin de la expansión horizontal y el comienzo de la vertical, espacial, a través de altísimos rascacielos productores de alimentos orgánicos a la vez que alucinantes viviendas verdes para nosotros, dejando la superficie de la Tierra a su dueña de siempre, la Naturaleza y sus hijos.



... y hacia allá vamos.

Abrazos

martes, enero 04, 2011

Las meditaciones globales y el GCP

Acaba de terminar la meditación global de la Luna Nueva Galáctica 2011, y realmente, estoy sorprendido por la exactitud de la correlación con el GCPdot, así que he decidido hacer un repaso de lo que anduvo pasando en este sentido últimamente; he aquí otros eventos anteriores:

http://calendario-astrologico.blogspot.com/search/label/GCP

Han habido meditaciones que no se han visto reflejadas en el GCP, pero han sido la excepción, y jamás bajo una configuración tan importante como la de hoy.
Hace algún tiempo, hice un estudio sobre TODAS las "meditaciones globales especiales" realizadas hasta aquí, desde que comenzamos a hacerlo a las 18:00 UT (marzo de 2007) hasta diciembre 2010, con los datos bajados de http://noosphere.princeton.edu/

Procesados, una sorprendente curva se reveló:
 Las barras amarillas indican las 4 meditaciones de los días de Meditación Global Especial. La anaranjada es la Meditación en sí misma. Cada barra es el promedio de 15 minutos. Más alta la barra, mayor "coherencia" en los números al azar generados por el GCP.
Se puede observar una curva frecuente: los primeros 15 y 30 miutos tienden a ser menores al promedio. Luego, desde el minuto 30 al 45 pega un salto y se convierte en los máximos del día, al ser promediados. Luego, desde los 45 a los 60 vuelve cerca de lo normal.
Es como si el efecto de la meditación global se concentrara entre los 30 y 45 minutos luego de comenzada. Esto puede verse mejor en el siguiente gráfico, que muestra el promedio de todas las 4 meditaciones del día de Meditaciones Globales Especiales (amarillo) en comparación con el resto de las horas del día (azules)
Como puede verse, el pico máximo es el tercero, correspondiente a los minutos 30-45 luego de iniciada la meditación global. Hay un mínimo interesante, marcado en verde en el otro gráfico, y que aquí puede observarse al inicio de la cuarta hora luego de la meditación global, en los primeros 15 minutos (el más bajo). Para investigar. Ese mínimo parece ser la compensación matemática del pico de los 30-45 de la Onda, y es muy regular.